Conectarse

Recuperar mi contraseña

  chelsea sulpicia heidi

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Mayo 29, 2016 11:19 am.
FOROS HERMANOS



AFILIADOS ELITE

Photobucket  width= Photobucket Image and video hosting by TinyPic


La luz de la luna no esta de mi lado hoy {Sulpicia}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La luz de la luna no esta de mi lado hoy {Sulpicia}

Mensaje por Calipso F. Tatsis el Dom Sep 18, 2011 8:08 pm

El gran reloj que se encontraba colocado en la esquina de la sala daba las siete de la noche y yo seguía con el delantal puesto y terminando de lavar los platos de la comida, aunque Claudio dijera que para eso estaba la señora que cocinaba a mí no me gustaba ser una carga para nadie y mucho menos que mis hermanas lo fueran ya que más de la mitad del tiempo habíamos crecida completamente solas dependiendo solo de nosotras para subsistir como para venir ahora a que alguien nos hiciera de comer y lavara los platos después de esto cuándo toda la vida yo era la que medio cocinaba con lo poco que me traía Karissa para poder cocinar. Así que todos los días a esta misma hora me dedicaba a hacer la cena para nosotras tres, ya que según Claudio el prefiere comer de lo que hace la señora que contrato, aunque ninguna de nosotras lo ha visto comer nada de lo que ella le prepara y siempre solía encontrar al día siguiente en la caneca la comida intacta.

Al terminar de colocar todos los platos en la vitrina, me quite el delantal y lo colgué en el perchero de la cocina y salí directo al cuarto donde me estaba quedando, entre al baño que se encontraba dentro de el, para luego coger un poco de agua y ponerme en la cara para refrescarme un poco del calor que hacía en este momento. Luego de refrescarme un poco camine hacía la ventana del fondo y me puse a mirar a la gente caminar por la solitaria calle, se podían ver desde hombres borrachos cantando por la calle, hasta parejas de personas que más bien de parejas era un hombre con alguna de las chicas del burdel hacía cualquier lugar donde poder pasar la noche, pero en eso hubo algo que me llamo la atención, se trataba de Claudio saliendo de la casa en camino hacia el parque de la esquina. La curiosidad siempre ha podido más conmigo por lo que saque del closet una gran chaqueta y me la coloque, para luego salir despacio de la casa para ir detrás de él, ya que siempre habíamos tenido la duda de lo que hacía por las noches ya que nunca estaba en su cuarto y llegaba hasta bien entrada la madrugada. Siempre con mi hermana nos habíamos puesto a especular y siempre teníamos dos conclusiones, la primera era que tenía una novia que veía a escondidas y la otra era que todas las noches iba al burdel a tomarse un trago y luego a acostarse con alguna de las chicas.

Empecé a caminar a través de la calle mientras una suave corriente helada del viento se metió dentro del saco, por lo que un poco asustada por la oscuridad pero con la adrenalina a mil cerré más la chaqueta con mis brazos para seguir caminando hacía donde había visto por donde se había ido, entre paso y paso había llegado a Whishert Parco pero no había ninguna señal de su presencia, suspire enojada por haber perdido la oportunidad de saber a donde se dirigía, por lo que me senté en una de las bancas que se encontraban allí mientras me quedaba viendo la bella luz de la luna tratando de pasar un poco el enojo que tenía por dentro.

-A este paso, jamás sabremos que hace por las noches, a no ser que...- dije en voz alta mientras me levantaba, si pensábamos que todas las noches iba al burdel la única manera de averiguarlo era ir hasta ese lugar para ver si estaba, aunque eso significara un gran problema ya que si llegaba a allá me podrían confundir con una de esas mujeres y me podrían dejar encerrada, pero si quería descubrir la verdad era mejor ir, por lo que me percine para tener la bendición de Dios y empecé a caminar hacía aquel oscuro lugar solo por la mera y física curiosidad que siempre había podido más conmigo que siempre me ponía la adrenalina a mil y eso me encantaba demasiado, era adicta a ella como solía decirme Karissa.
avatar
Calipso F. Tatsis
Humanos
Humanos

Mensajes : 12
Puntos : 27
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luz de la luna no esta de mi lado hoy {Sulpicia}

Mensaje por Sulpicia L. Appelwhite el Lun Sep 19, 2011 2:36 pm

Al fin oscuridad, dueña y señora de la vida de los que en ella se refugiaban. Sulpicia había estado impaciente, nerviosa e incluso tentada durante todo el día de salir y alimentarse, saciar la sed que arañaba su garganta y la perforaba como mil clavos. Y ahora caminaba impaciente, nerviosa, con la muerte en sus ojos sangrientos y un paso más que acelerado. Era un ente en la noche, un fantasma silencioso en un fugaz infinito. Sus pasos eran firmes y decididos, buscando la presa del día. Las noches estaban solitarias en su mayoría y como consecuencia la búsqueda de humanos se dificultaba bastante. Pero ella los olía, sentía el latir de sus inocentes corazones bombear la ansiada y deliciosa sangre que necesitaba. Robarles la vida y hacerla suya sonaba tan bien como la música celestial de los ángeles.
Corrió, corrió rápido por las desoladas calles hasta dar con un edificio para subir al tejado de un salto y permanecer allí durante unos instantes. Sus ojos adaptados a la oscuridad a duras penas estaban fijos en el horizonte, sus sentidos volcados en sentir cualquier retazo de vida y su cuerpo en la más intensa de las tensiones. Movía su cabeza a medida que pensaba su destino, cavilando entre varias direcciones posibles. Finalmente sonrío con malicia y superioridad, ya había elegido su destino.

Saltó de tejado en tejado, rápido y en silencio cual gato, calculando la distancia de forma innata mientras su cabeza pensaba la mejor forma de divertirse con su comida. Se adelantaba a los acontecimientos, preparaba la mejor forma de realizar su último golpe y salir victoriosa de cada caza. Sulpicia no vivía para otra cosa, ni siquiera podía pensar otra forma de vida que no fuera aquella. Disfrutar con la muerte ajena y la vida propia, vengarse del mundo que tan mal la había tratado.
Se dirigía sin lugar hacia los alrededores del burdel, donde prostituas y hombres deseosos de un cuerpo femenino tomaban las calles. Era fácil hacerse pasar por alguna de ellas y acabar con un hombre entre sus manos. No le importaba rebajarse. Pero algo la detuvo, un olor tremendamente conocido y atrayente para la rubia, un olor inconfundible entre los demás. Calipso. Paró en seco, mirando en la dirección de dicho olor con la sed recorriendo cada fibra de su cuerpo. Y fue hacia allí sin pensárselo dos veces, sin ni tan siquiera meditar lo que iba a hacer seguidamente. Estaba completamente cegada.

Cayó del cielo en silencio tras su presa, acercándose a ella con una sonrisa maliciosa y oscura en su bello rostro.- Calipso.- pronunció su nombre con énfasis, haciéndose oir y saliendo de la oscuridad para mostrar a duras penas su rostro.- ¿No crees que es demasiado peligroso andar sola a estas horas de la noche?.-se movió aún en las sombras con elegancia y saber estar, relajada pero atenta.- Nunca sabes qué es lo que puedes encontrar en la oscuridad.- salió a la luz amarilla la farola para que pudiera verla y volvió a sonreir, mirándola directamente a los ojos.
-¿Cómo estás, preciosa?.-se acercó a ella rápidamente, casi sin apenas un movimiento y se quedó junto a ella, colocando una mano sobre su hombro de forma "comprensiba".


avatar
Sulpicia L. Appelwhite
Vampiros
Vampiros

Mensajes : 17
Puntos : 76
Fecha de inscripción : 26/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luz de la luna no esta de mi lado hoy {Sulpicia}

Mensaje por Calipso F. Tatsis el Mar Sep 20, 2011 8:48 pm

Empezó a caminar hacia aquel burdel de mala muerte como solían decirle a ese lugar la mayoría de las personas del pueblo los cuales no soportaban que en la ciudad se encontrara algo como eso, donde las mujeres venden su cuerpo para ganar unos cuantos pesos para comer, me parecía la cosa más degradante que le podían hacer a una mujer pero lastimosamente nosotras eramos consideradas un pedazo de carne, un objeto sexual que los hombres podían utilizar a su antojo y luego dejarnos votadas cuándo se aburrían de nosotras. Estaba completamente segura que esa era la razón por la cual no me quería casar, ya que no me gustaría depender de un hombre que llegara a la casa todos los días borracho con ganas de solo querer acostarse conmigo a costa que sea, así sea por maltratos o golpes como solía hacerle mi padre a mi madre ya que ella era de su propiedad porque él se había casado con ella para hacer con ella lo que se le antojara.

Suspire mientras sentía unos pasos detrás de mí, asustada empece a caminar más rápido mientras trataba de no mirar para atrás para no asustarme, pero al parecer mi perseguidor era más rápido porque a la nada lo sentí hablándome al oído, un escalofrió subió a mi cuerpo al escucharla hablar -Señora Sulpicia me ha asustado- dije tomando una bocada de aire para relajarme luego de aquel susto mientras trataba de buscar su bello rostro de ángel como el de Claudio -Yo este......tiene toda la razón señora no tengo excusa para andar a esta hora pero es que era importante lo que estaba haciendo o más bien tratando de hacer- dije con cara de pena ya que tenía toda la razón en lo que decía, no era hora para que una chica como yo estuviera en la calle ya que un tipo borracho podría abusar de mí y no quería eso, pero la curiosidad es un pecado mortal y yo estaba condenada gracias a eso -Tiene toda la razón y lo lamento, pero tampoco es para que una mujer como usted tan elegante y guapa este a estas horas no- dije mirando sus rojos ojos a la luz de la farola mientras trataba de que no notara mis rojos mejillas de la pena.

Sentí su mano encima de mi vestido mientras de sus labios salía su melodiosa voz en tono de comprensión mientras decía sus palabras -Yo muy bien gracias por preguntar, ya sabe viviendo como "ricas" y todavía no me acostumbro- dije con una sonrisa de tristeza mientras la miraba -¿Y usted cómo va?, hacía tiempo no la veía por aquí- le dije mientras me sentaba en una de las bancas que estaban por todo el parque mientras la veía, recordando la primera vez que la vi en la misma situación de ahora, persiguiendo a Claudio al burdel y ella diciendo la misma frase de "¿No crees que es demasiado peligroso andar sola a estas horas de la noche?".
avatar
Calipso F. Tatsis
Humanos
Humanos

Mensajes : 12
Puntos : 27
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luz de la luna no esta de mi lado hoy {Sulpicia}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.