Conectarse

Recuperar mi contraseña

  chelsea sulpicia heidi

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Mayo 29, 2016 11:19 am.
FOROS HERMANOS



AFILIADOS ELITE

Photobucket  width= Photobucket Image and video hosting by TinyPic


Sulpicia L. Appelwhite

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sulpicia L. Appelwhite

Mensaje por Sulpicia L. Appelwhite el Vie Sep 16, 2011 9:31 am

Datos Básicos

Nombre Completo:
Sulpicia Liliane Appelwhite
Edad Real || Edad Aparente:
Treinta años || Veintiseis años
Fecha de Nacimiento || Fecha de Transformación:
12//03/1790 || 30//08//1816
Nacionalidad:
Inglaterra.
Raza
Vampiro.
Orientación Sexual
Heterosexual.
Descripciones

Descripcion Física:
Como está descrita en su condición vampírica, Sulpicia tiene una belleza exótica, perfecta. El atractivo natural de su cuerpo, embellecido por la situación, hacen un conjunto realmente sin igual. Sulpicia consta de unas torneadas curvas de mujer, desprendiendo sensualidad por todos sus poros, y a pesar de la tonalidad nívea de su piel, ésta no deja de ser suave y tersa a la vez que dura como una piedra. De una altura medianamente considerable, presenta unas piernas largas y torneadas, fuertes y llamativas. De una contextura delgada. Sus brazos son largos y finos, acabados en unas pequeñas manos de largos dedos de pianista.
Posee un sedoso y brillante cabello del color de los rayos del sol, ondulado en todo su esplendor. Su rostro es simplemente cautivador, fiero, sugerente y fino. El mismo rostro de una asesina en potencia. Nariz recta, labios carnosos y de un color rosa saludable. Con grandes ojos del mismísimo color de la sangre, puede calarte hasta el alma si así lo desea. La profundidad de su mirada, la ironía de su sonrisa...Sulpicia es, ante todo, una bella fiera.

Descripcion Psícologica:
Buscas un lugar para esconderte de su mirada, de su tubadura belleza y sus letales intenciones. Pero no escapas, no eres capaz de hacerlo. Se aproxima hacia ti, te mira, te envuelve con su misteriosa y divertida sonrisa de viuda negra. Y la cazadora está encima de ti como león sobre su presa. Son sólo palabras, quizás algún que otro previo juego de seducción, atrevimientos y suaves caricias prometiendo un amor venenoso. Caes sin remedio en el bucle de la sangre y la muerte, de tu propia destrucción. Y te encanta, no eres capaz de ver más allá de sus sugerentes curvas, de la juventud y vitalidad que la envuelve, de lo que parecen ser inocentes intenciones. Te contará mentiras, burdas mentiras para mantenerte ahí, atento, cercano...será el aroma cautivador de tu propia existencia lo que la pierda, lo que haga que pase a ser lo que es verdaderamente. Una brutal asesina sin piedad, sin lástima, sin sentimientos frágiles y facilmente abatibles. Tú eres frágil, el único ser facilmente desquebrajable y ella lo sabe. Conoce la fragilidad que envuelve a tu raza, a la vida que llevas y que nunca más volverás a ver. Un demonio, alguien perdido en la tentación y la sed, despiadada intención de caer de nuevo el pecado. Envuelta mente en la vida por la muerte, ente sangriento sin otra motivación que lo que posees y ella no. Traicionera sin límite fijo, insensata que va a por el fruto prohibido.

La verás divertida y locuaz, de sonrisas de mentira y lealtad de papel ¿Quiéres llorar?, toma su hombro con miedo y sus consejos con cuidado. Dudosas intenciones, feroces palabras y frío interés por tu persona ¿Hay algo que la haga sentir?, quién sabe. Helado corazón de piedra, sentimientos inestables sobre pilares doblados, inseguridad aumentada por el miedo. Vífidas y ardientes palabras son todo lo que necesita para alejarte, para dejarte indefenso y sin argumentos, para odiar hasta la última fibra de su maniático ser. Y entonces la ves frágil, débil, ves a esa mujer traicionada y maltratada por el tiempo, por la vida, por los hombres. Que te de igual será su movimiento, que la sigas odiando su único propósito, que mueras el definitivo logro. Tratarás de comprenderla, quizás de hacerla entrar en razón con amables palabras prometiendo el Eden. Pero Eva sucumbió al pecado de la tentación hace mucho tiempo, ya tomó la manzana y arrastró a Adán al infierno. Entonces se alejará, volverá al oscuro agujero de donde sus emociones provienen. Del fondo del mundo, del último recodo de la existencia ¿Ves esa expresión de odio? es totalmente sincera, te odiará por quererla, por buscar sus recodos escondidos por tratar si quiera de entender su existencia. Es un huracán abatido, un ser inanimado muerto por dentro, podrido.

Manipuladoción, poder y ambición. Sus tres valores principales. Es ella la que te arrastra hasta la oscuridad, quien te convence con tan sólo una mirada de desearla para siempre. Te tiene en sus manos, unas manos que se cerrarán sin que puedas evitarlo para aplastarte. La ambición de la sangre, de la vida, de la nada...sueños rotos, arrugados y tirados en una esquina. Así es Sulpicia. Un desdén de sabiduría infinita, una balanza rota entre el bien y el mal. El odio que envenena mentes, que enfrentó a Troya contra Grecia e hizo caer a los más valientes guerreros. Lo impuro de la existencia del universo, un agujero negro que absorbe todo cuanto toca. La adrenalina infernal del deseo. Sonrisa torcida con segundas intenciones, oscuridad infinita en la mirada.
Buscarás segundas oportunidades, encontrar su fibra sensible para que te alcance y perdone tu simple existencia. Y te hará sufrir por ello porque le gusta, porque es divertido ver cómo los demás sufren por tu causa. Pide y te será concedido sin embargo, ten mucho cuidado con lo que deseas. Se volverá contra ti con afilados colmillos y entonces, silencio.
Atento a las consecuencias, vigila tus palabras, mide tus pasos pues la muerte está cerca...muy cerca.

Datos Familiares

Miembros de la Familia:
Carecen realmente de importancia tanto para Sulpicia como para la historia. Sin embargo haré una breve reseña:

Benjamin Appelwhite: Padre. Dedicado a trabajar en las caballerizas de una casa señorial. Metió la pata al acostarse con una prostituta y tener una hija. Más que una carga para él.

Madre: De nombre desconocido, tuvo a su hija en contra de su voluntad y pronto la dio al su padre sin volver a verla nunca más.

Historia:
Una historia de bajezas, en la que las entrañas del mundo quedan al descubierto, en la que nada es lo que parece y la despiadada traición hace mella en el mundo.

Dentro de las más puras de las desgracias una niña vino al mundo. Sulpicia Appelwhite era una niña de cabellos de oro que abrió sus azules ojos un frío día de un invierno casi acabado. Su futuro era tan incierto como su presente, hija de una prostituta de barrio y un obrero que limpiaba caballerizas de una casa señorial, no parecía tener mayor porvenir que el caos. Tales fueron sus pocas esperanzas, que su madre nunca quiso saber de ella y su padre era poco el dinero que ganaba como para alimentar una boca más. No obstante, así era como vivía con su hija, su única descendiente y por la que haría todo lo posible por sacar adelante.
Su casa era un cobertizo en el que su padre había hecho una cama de paja para él y una cuna del mismo material para ella. Era húmeda, poco iluminada y bastante pequeña, además de tener una suciedad importante. Todo lo que tenían era una lámpara de aceite y dos mantas hecha girones para resguardarse del duro frío.

Los contratiempos no dejaban de imponerse durante los años siguientes, haciendo que el padre de la rubia enfermera y murierá dejándola sóla a la edad de doce años. Desamparada, sin nada que llevarse a la boca y desesperada por beber un poco de agua, la joven deambulaba como una vagabunda -como en lo que se había convertido- por las calles de un Londres apagada y oscura. Un lugar del todo inapropiado para la muchacha. Sus únicas subsistencias venían cuando conseguía robar a los ricos, a los que se proclamaban dueños del mundo, y lo vendía en el mercado por cuatro monedas. Se convirtió en una ladrona por pura necesidad y fueron inumerables las veces que tuvo que salir corriendo por la persecución del ejército del rey.
Aprendió en la calle a sobrevivir con lo que podía y cómo podía.
Una niña sóla en la oscuridad, dormida en una esquina encogida por el frío y el paso del tiempo, era una presa fácil para aquellos hombres con el líbido por las nubes. Abusos sexuales a su persona se sucedieron durante su desarollo como mujer por parte de unos hombres que la obligaban a obedecer sus deseos y órdenes.
Y la enfermedad llamó a su puerta. La enfermedad del VIH, totalmente desconocida en la época, se adueñó de su cuerpo y acababa con su energía y sus pocas ganas de vivir. Tirada en la calle, sóla y sin nadie a quién acudir, Sulpicia se entregó a la muerte antes de lo esperado. Entonces una mujer le condenó la vida para siempre...a la edad de 26 años Sulpicia fue transformada en vampiro. Nunca se preguntó por ella, ni siquiera por qué la había abandonado en tales condiciones. Sólo tenía sed.

Huyó, huyó lejos donde nadie pudiera encontrarla -aunque nadie la fuera a buscar-. Se odiaba, odiaba su condición su sanguinaria existencia. Acabó en Italia, Volterra, sin enteder demasiado bien qué es lo que le ocurría.
Desde entonces está en Volterra, siendo una neófita descontrolada, sádica y distante ¿Podrá Aro llevarla con él? Siente algo, lo sabe pero él es un hombre.
Otros Datos

Enfermedades:
Ninguna.
Gustos:
- Le entretiene jugar con sus víctimas. Al escondite, al pilla pilla y mil juegos más antes de acabar con ellos.
- Nunca aprendió a leer, sin embargo le gusta ojearlos sin mucho sentido aparente.
- La adrenalina, dar rienda suelta a la vida lo más posible.
- Ver la reacción de las personas ante el sufrimiento. Inquietante.
- Exponerse a la luz del sol, genial.
- El olor de los humanos.

Disgustos:
- Los hombres tanto si maltratan a la smujeres como si no.
- Las personas que no aprecian la vida que tienen y que, probablemente, ella les arrebatará.
- La oscuridad, aunque sea su más fiel aliada.
- Licántropos, un odio irracional y que no entiende la recorre cuando los ve ¿Verdad?
- Olor a licántropo.

Manías:
¿Manías? la única destacable es la metódica de su caza. Siempre atrae a sus víctimas, luego les explica qué ocurrirá y juega con ellas para finalmente, darles el beso mortal.
Fobias:
A los sentimientos de los hombres, su peor enemigo.
Don:
Sulpicia no posee don alguno.

Otros Datos:
- Correr a toda velocidad la relaja.


avatar
Sulpicia L. Appelwhite
Vampiros
Vampiros

Mensajes : 17
Puntos : 76
Fecha de inscripción : 26/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.