Conectarse

Recuperar mi contraseña

  chelsea sulpicia heidi

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Mayo 29, 2016 11:19 am.
FOROS HERMANOS



AFILIADOS ELITE

Photobucket  width= Photobucket Image and video hosting by TinyPic


•Irina Sophia Ionescu [Ficha]•

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

•Irina Sophia Ionescu [Ficha]•

Mensaje por Irina S. Ionescu el Vie Sep 16, 2011 12:52 pm

Datos Básicos

Nombre Completo:
Irina Sophia Ionescu
Edad Real || Edad Aparente:
160 otoños || 25 años
Fecha de Nacimiento || Fecha de Transformación:
14//06/1660 || 23//10//1685
Nacionalidad:
Rumania
Raza
Vampiro
Orientación Sexual
Heterosexual
Descripciones

Descripcion Física:
Mi miré en el espejo y comencé a contemplar cada rasgo de mi rostro, cada parte de mi cuerpo. Hacía 135 años que se mantenía de la misma manera, como cuando era sólo una muchacha de 25 años. Algunas cosas han cambiado, como por ejemplo mis ojos ya no son de ese color azul cielo, ahora se han convertido en el color de la sangre, del deseo. Sin embargo por momentos puedo ver destellos de ese antiguo color, quizás sea una ilusión o tal vez algo de mi todavía se resiste al cambio. Y mi piel, blanca como la nieve, parece porcelana que en cualquier momento se va a romper. A veces me gustaría poder volver a broncearme en verano, pero ahora ni siquiera puedo sentir los rayos del sol sobre mi cuerpo. Ya no recuerdo esa sensación, creo que poco a poco fui olvidando algunas cosas.
Sigo midiendo 173 cm no he crecido ni un milímetro, ni engordado tampoco. Creo que mi dieta a base de sangre me mantiene en forma, aunque me gustaría que me crecieran un poco los pechos. ¿Habrá alguna manera? No lo creo, tendré que seguir con ellos por toda la eternidad, tendré que aceptarlos de una vez. Estoy observando mi cabello, el color castaño no ha cambiado en lo más mínimo, quizás esté un poco más oscuro, no lo sé. Siempre rebelde y largo hasta por debajo de mi cintura, creo que me da un toque sensual.
Llevo mis manos hacía mi cintura, demasiado estrecha pero mis curvas siempre bien definidas. Me gusta recorrer mi cuerpo con mis finas manos, son suaves y delicadas. Creo que nunca creceré, no veré canas en mi cabello ni podré envejecer como lo hace los humanos. Me gusta la idea de ser siempre joven, sin embargo a veces siento que necesito más.. algo me falta, pero no se que es.

Descripcion Psícologica:
Llevó demasiado tiempo conviviendo conmigo misma y mi carácter. Con el correr de los años muchas cosas cambiaron en mi personalidad y fui creando una nueva persona, totalmente diferente a aquella ingenua joven que una vez fue sometida a los maltratos y abusos de un hombre. En muchos aspectos debo agradecer a las personas que me rodean, ellas me ayudaron a crecer y fue junto a ellos que pude comenzar a descubrirme a mí misma. No fue fácil para mí olvidar mi pasado, todavía guardo algunas imágenes en mi cabeza, pero poco a poco parecen más difusas. No voy a hablar de quien yo era.. sino de quien soy ahora.
Rencorosa: Recuerdo cada hecho doloroso, cada herida, todo quedo grabado en mi mente. Quizás no busque venganza pero jamás olvido. Si te metiste conmigo es muy probable que en algún momento terminé destruyéndote, no es lo que busco, ni estoy constantemente planeando como vengarme, simplemente si te encuentro en mi camino te saco del mapa. Sí, eso, ¿quieres que te lo repita? Si me has herido y logrado huir no te me acerques, vete lo más lejos posible e intenta evitarme. No voy a pensarlo dos veces, ni perdonarte si has cometido una falta grave. Sin embargo, si tienes el valor para enfrentar los hechos y tu error es posible de enmendar, te perdonaré, olvidaré todo. No quiero acumular en mi vida demasiados rencores, por eso me cuido mucho cuando debo confiar en alguien, y me alejo de aquellas personas que no tienen buenos sentimientos.
Decidida: Sé lo que quiero y voy por ello sin pensarlo dos veces, sin dudar ni un segundo. Lo que me convierte también en una persona apasionada e impulsiva, me dejó llevar por mis instintos y obligo a mi cabeza a callar. No puedo no hacerlo, es como si fuera más fuerte que yo, y lo peor es que ya no siento culpa. He empezado a dejar de lado mis buenos sentimientos, comencé a olvidar a aquella niña buena de muchos años atrás. Soy un animal que se deja guiar por sus más bajos instintos. Quizás comencé a dejarme llevar cuando comencé a beber sangre humana, deseaba matar y lo hacía. Ahora que estoy sola aquí, empiezo a pensar con más claridad, hay tantas cosas que desearía no haber hecho.
Directa y testaruda: No me ando con vueltas, digo lo que pienso, e intento que quede más que clara mi postura. No tengo problemas al momento de exponer mis ideas ante un grupo de personas y decir abiertamente lo que pienso, conocidos o desconocidos, no me limito por la categoría que ellos tengan, me desenvuelvo con total soltura en ambas situaciones. Tengo carácter fuerte, debato mis ideas hasta el final, aún sí a mitad de camino me doy cuenta que estoy equivocada. Terca, como ninguna otra, lo sé, puedes mostrarme mil pruebas de mi equivocación y aún así seguiré sin darte la razón. Es el problema de ser tan orgullosa. Digo las cosas a la cara, aunque a veces no tengo filtro y puedo llegar a herir a alguien. Me dejo llevar por mis instintos, aunque luego pienso lo que hice y a veces reconozco que me paso, pero ya es tarde. “Lo hecho, hecho esta”. Creo que esto me terminará llevando a la muerte, pero que digo si ya estoy muerta.
Apasionada: ¿No te habías dado cuenta? No sé si es que me encanta el sexo y que mis emociones se han exaltado con esto de ser una vampira, o solo se trata de instintos, pero la realidad es que no puedo dejar de vivir mis emociones de manera exaltada. No puedo dejar de pensar en los hombres o mejor dicho en algunos en particular, es como una obsesión, deseo ser suya.. ¿amor? No, yo no estoy hablando de eso, en realidad en todos mis años aún no he encontrado al indicado, o quizás sí. Estoy muy confundida, a veces siento cosas… pero no se que son, no las comprendo. Cuando estoy con él todo lo demás desaparece, pero quizás sea por el buen sexo o…. No lo creo. Tan vieja y sin saber lo que se siente enamorarse, soy patética.. lo probé todo en este tiempo y con eso aún no he podido.
Desconfiada: No confío en la gente que se muestra perfecta y se llena la boca comentando sus buenas acciones, nadie es lo suficientemente bueno. Ni siquiera yo lo soy. Sé perfectamente que tengo un lado que prefiero ocultar. ¿Oscuro? Quizás.. ¿Quién no ha cometido algún error del que se arrepiente de por vida? Recuerden que me convertí en vampiro y estaba sola, sin saber qué hacer ni cómo controlarme. Si desconfías no corres el riesgo de decepcionarte cuando descubras lo que realmente la persona que está a tu lado es. El mundo está lleno de lobos con piel de cordero, por lo menos a mi no me van a agarrar desprevenida. Eso lo aprendí a los golpes, nunca más. Sin embargo hay en quienes deposité mi confianza, dos hombres increíbles que espero que no me fallen.
Divertida, Alegre, Positiva: ¿pensaban que en mi vida todo es oscuridad? Pues no. Soy muy simpática y siempre estoy intentando sacarles una sonrisa a los demás. Me gusta hacer bromas, es como si no hubiera crecido nunca. Cuando algún plan sale mal o las cosas no marchan como me gustarían intento pensar en positivo. Creo que sin la diversión y la alegría sería imposible vivir muchos años y además intentar ser feliz. Si, en este momento, ahora que ya me he consolidado como una vampira y he probado todo lo que he podido quiero ser feliz. ¿Está mal? Sé que de alguna manera estoy muerta, pero no quiero que en mi vida sea sólo maldad y oscuridad. No puedo salir a la luz del sol, ya no recuerdo lo que se siente, pero si puedo hacer brillar un sol en mi interior. Una llama que siempre está encendida y me ilumina en los momentos más desesperantes. En fin, les presento a una vampira apasionada y divertida que solo quiere ¿vivir?
Datos Familiares

Miembros de la Familia:
Markov Vinográdov {Mi Padre}: No recuerdo mucho de él, han pasado muchos años ya. Aparte murió cuando yo tenía 16 años en una epidemia que diezmo al pueblo, así que lo que puedo contar de él no puedo asegurar que sea 100% real, quizás algo sea producto de mi imaginación. Físicamente era un sujeto alto y robusto, pero no podía negarse que tenía porte y soltura. A pesar de nuestra situación económica y de los harapos que debía vestir, siempre se lo veía elegante. “No es lo que usas sino como lo llevas” me decía mientras me acariciaba la cabeza. Era un sujeto amable y caritativo, siempre intentando ayudar a los demás, pero sin descuidar a su familia. Hay una imagen en mi cabeza que no puedo borrar, pero no estoy segura que sea un recuerdo real. Lo veo a él juntando leña en el bosque para intentar prender el fugo en invierno, ese día no habíamos tenido que comer y ningún vecino había querido ayudarnos, sin embargo él lleno de vitalidad le daba fuertes golpes con el hacha a un árbol. Luego entro a la casa con la leña y un conejo, se lo entrego a mamá para que hiciera un guiso, mientras él prendía los leños. Me miró entre el fuego, yo estaba al otro lado de la habitación y sonrió. “Siempre ten fe hija, las cosas siempre pueden mejorar, estamos vivos y juntos, eso es lo que importa” dijo para luego acercarse y depositar un beso en mi frente. “VIVOS Y JUNTOS” si él supiera que ahora no es ni una cosa ni la otra. Era un sujeto guapo, moreno de tez trigueña, con un cabello ondulado.. aunque siempre se encargaba de que sus rulos no se rebelaran. ¿Sus ojos? No puedo recordar su mirada, ni siquiera puedo estar segura de que color eran. A veces creo que azul, otras verdes e inclusive he llegad a imaginármelo con ojos color café. Por un lado creo que es mejor no recordar mucho de él, porque eso significa que fue un buen tipo, las personas que te hieren siempre dejan su marca… Quisiera algún día volver a verte papá.

Galya Kozlov {Mi Mamá}: Ojalá pudiera olvidarme de ella, no porque haya sido una mala mujer sino por sus presiones. Constantemente quería que hiciera algo, era mandona y nunca estaba conforme. Creo que quería que yo me hiciera cargo de todo lo que papá dejo al morir, inclusive me mandaba de caza. Por suerte el puesto de flores comenzó a crecer al poco tiempo, y pudimos incorporar venta de vegetales. Ahí pude conocer otra faceta de mi madre, es una redundancia pero creo que por primera vez se comportaba como “mi madre”. Cuidaba de mí y no me obligaba a realizar trabajos forzosos, por el contrario me dejaba ocuparme de lo que a mí me gustaba, las flores. La vi sonreír después de mucho tiempo, creo que se sentía realizada y ahora si podía relajarse un poco. Después de eso nunca más nos faltó nada, incluso nos mudamos a una casa más bonita y con todo lo necesario para vivir bien. Nos parecíamos mucho físicamente, ella era morena y de ojos azules, con una mirada que denotaba su fortaleza. Habíamos pasado por mucho y ella nunca se dejó vencer por la adversidad, eso es admirable en una mujer en estos tiempos. Se cargo el mundo sobre sus hombros y por años pudimos disfrutar juntas de todos sus logros. Me gustaría regresar el tiempo atrás y poder volver a sentir sus cálidos brazos.

Historia:
¿Quieres conocer mi historia? OK, pero no te aseguro que vaya a gustarte, tampoco pretendo que te interese..
Un día lluvioso de enero de 1658 llegó al pueblo un adinerado aristócrata que iba rumbo a su ciudad natal. Paro en la posada y alquilo una habitación para pasar la noche, venía acompañado de dos sirvientes que se ocupaban de todo. Con ganas de buscar algo de diversión se dirigió a la taberna y pidió algo de beber, estaba observando a las bailarinas cuando una figura femenina acaparó toda su atención. Se trataba de la única hija del dueño del lugar y era una preciosa mujer, con sus curvas bien formadas y una sonrisa que le derrumbaba el mundo. Sin poder resistirse se acercó a ella y se presento, -Markov Vinográdov- dijo haciéndole una reverencia. Ella sonrió nerviosa, sabía quién era, estaba en la boca d todo el pueblo. -Galya.. mi nombre es Galya- dijo ella con la voz entrecortada y mirando el piso.
Así fue como comenzó todo, él se resistió a separarse de ella a pesar de las amenazas de su familia de quitarle su herencia. Amenazas que cumplieron cuando la pareja se caso en la capilla del pueblo. Sin ningún capital para aportar a su esposa decidió aceptar la ayuda de su suegro que lo tomó como ayudante en la taberna. Los ingresos eran pocos pero suficientes para vivir de forma honrada. Sin embargo al morir su suegro y él carente de habilidad para manejar el establecimiento, debió aceptar la ruina y vender la taberna. Ahora sí que no tenían absolutamente nada, lo único que poseían era ese bebé que venía en camino, porque tuvieron que vender inclusive la casa. En la calle sin nada que comer, empezaron de cero. Construyeron una choza como resguardo y con las pocas monedas que le quedaban pusieron un puesto en la plaza para poder sobrevivir. En esta pobreza fue que, el 14 de Junio de 1660, nací yo, Irina Sophia Vinográdov. Mi niñez estuvo llena de carencias, pasé hambre y frío, sin embargo no pudo culpar a mis padres porque siempre se desvivieron por mí. Más de una vez se quedaron sin comer para que yo pudiera alimentarme, recuerdo que me mentían diciendo que no tenían hambre o que ya habían comido.
Papá murió pocos meses después de que yo cumpliera 16 años, fue un año difícil. El pueblo estaba devastado, la gente no se atrevía a salir de sus casas por miedo a contraer alguna enfermedad. Sin embargo, a duras penas, logramos sobrevivir con mi madre. Ya para mi cumpleaños número 18 todo eso era cosa del pasado, el pueblo recobró la vitalidad y alegría que le caracterizaba. El pequeño puesto de flores había crecido hasta convertirse en un comercio de flores y vegetales, el principal en la localidad. Todo marchaba sobre rudas, yo ya no era una niña y debido a mi belleza era pretendida por un sin número de muchachos. Sin embargo preferí seguir al lado de mamá, todavía era muy joven y ella necesitaba de mi ayuda, sin contar que era una mucha ingenua con ideas románticas.
Pero nunca se puede ser feliz por siempre, una nueva epidemia azotó el pueblo y fue mi madre esta vez una de sus víctimas. Enferma y sin poder levantarse de la cama me dejó a mí a cargo del comercio, hacía lo que podía pero a veces no es suficiente. Fue difícil pero poco a poco logré acostumbrarme, ya era toda una comerciante, el negocio seguía marchando bien. Sin embargo mamá no mejoraba, y yo o podía cuidar de ella todo el tiempo. Un día llego al local un joven aristócrata, me contó que al pasar enfrente había quedado totalmente flechado por mí. Me reí de él y seguí con lo mío sin darle importancia. Pero no desistió, todos los días venía al negocio y me recitaba algún cursi poema. Al principio me parecía divertido hasta que se arrodillo y me pidió que me casara con él. Sin pensarlo dos veces contesté que NO, le dije que no estaba enamorada de él y que nunca lo estaría. El me miró de una forma que me intimido, pero lo único que dijo fue –Entonces te propongo un trato, he oído que tu madre está enferma, el remedio a cambio de tu mano-. No podía estarme pasando esto, ¿Cómo podía caso proponerme con algo como eso? Me negué y regresé a casa, al llegar me encontré con que el estado de mi madre había empeorado, el médico me hablaba de un tratamiento pero era demasiado costoso. La única solución era aceptar la propuesta. Después de todo ¿Por qué no podría repetirse la historia de mi padre y mi madre? Quizás terminara enamorándome de él. Aceptar, ese fue el comienzo de mi pesadilla.
Después de la ceremonia, que resulto ser algo de lo más despampanante, con miles de invitados y muchísima comida, nos mudamos al que sería mi nuevo hogar. Era una casa enorme, con varios sirvientes y muchas habitaciones. Él ya me había anticipado que debía dejar de trabajar y que no podría ver a mi madre, ya que ella no estaba dentro de los círculos sociales que, a partir de ese momento, debía frecuentar. Yo tenía solo 22 años, y él esperaba que pasara el resto de mi vida haciendo “nada”. Al principió me aburría demasiado, por lo que en secreto ayudaba a las mucamas y cocineras. Por las noches tenía el deber de complacer a “mi esposo”, lo hacía pero siempre de mala gana o ponía excusas. Más de una vez le dejé en claro que no lo amaba y que como ya le había dicho jamás le amaría. Después de enterarme de la muerte de mi madre comencé a alejarme lo más que podía de él, inclusive dejamos de dormir en el mismo cuarto. Lo escuchaba llegar tarde por las noches pero no me molestaba, si quería frecuentar a otras mujeres que lo hiciera, me daba lo mismo. Una noche entro en mi habitación totalmente borracho y abuso sexualmente de mí. A partir de ese día mi vida fue un infierno, en el día me gritaba y llegó a golpearme, por las noches me violaba. Perdí dos embarazos de los que nunca se entero, por su violencia y falta de escrúpulos. Ya estaba cansada, y dispuesta a terminar con esto de una vez por todas. Cuando llegó la noche lo esperé, pero ya no tenía miedo, estaba dispuesta a todo. Debajo de la almohada había escondido una pistola que le había sacado de su escritorio, aunque no estaba muy segura de si podría utilizarla. Cuando la puerta de la alcoba se abrió, me levanté de un saltó y le apunte, él me tomó del brazo con fuerza, comenzamos a forcejear y pelear.
Después de esos sólo tengo algunos flash de recuerdos, como si fueran fotos. Tirada junto a la cama cubierta de sangre, una figura de alguien que no conozco bebiendo mi sangre, mi suegro tirándome en el bosque.. y es todo. Ahí termina mi vida, porque lo que sigue es el comienzo de mi muerte, o de mi nueva vida.
Me desperté totalmente desorientada en el bosque, con mucha hambre. No sabía que me estaba pasando, me dirigí a mi casa y encontré a mi esposo, le di un empujón, al parecer ahora tenía más fuerza. Él se dio un arañazo con un mueble, y al ver su sangre no me resistí, me acerqué a él y lo asesiné para beber su sangre. Lo mismo hice con todos los sirvientes y cuanta persona viniera a la casa, luego me refugié en el bosque acechando y cazando nuevas presas. Varios meses después me encontraba en el bosque, a punto de matar a una mujer cuando una mano me tomó por el cuello con fuerza. Intenté soltarme pero al parecer era más fuerte que yo. Me dijo que debía parar, que en el pueblo ya estaban sospechando y que si no lo hacía el mismo se encargaría de matarme. Me soltó pero antes de que pudiera irse lo tomé del brazo y le pedí que me llevara con él. Observé como dudaba pero al final termino aceptando, y me llevo a su casa donde me presento a su hermano Stefan, me contó la historia de su clan, las luchas por el poder y todo cuanto debía saber, desde ese día llevo el apellido "Ionescu". Con el paso de los años me fue enseñando a controlarme, y me convertí en su pareja, no se si es amor, creo que es sólo agradecimiento. Sin embargo, no pude resistirme a su hermano menor, él comenzó a seducirme fue todo un juego que terminó convirtiéndose en algo más..
Otros Datos

Enfermedades:
Ninguna
Gustos:
• Sangre, sangre y más sangre.
• Pasear por el bosque o por las orillas de algún río y escuchar la naturaleza.
• Las plantas.. flores que alegran un poco la muerte(?)
• Frecuentar las calles y los lugares donde vivió cuando aún no era vampiro.
• Competir y ganar.
• Tocar el piano
• Escribir y leer.

Disgustos:
• Que le den ordenes.
• Que no le cuenten la verdad, que anden con secretos.
• Los cobardes.
• Cualquier ser o criatura que dañe las plantas.

Manías:
• Le gusta morderse el labio inferior.
• Juguetear con su pelo.
• Sonreír de lado cuando esta pensando.
• Gritar y saltar cuando está emocionada.

Fobias:
• Que lastimen a alguien cercano a ella.
• Volverse impotente a la hora de una lucha.
• Pensar en lo que le espera cuando muera realmente.. ¿hay un cielo también para ellos?

Don:
"Citoquinesis": habilidad para acelerar el crecimiento, controlar o animar la vida de las plantas.

Fallo de Don:
Cuando me distraigo pierdo el control de lo que estoy manejando en ese momento, puedo llegar a quedar atrapada entre raíces o herida por las espinas de un rosal.

Otros Datos:
• Guarda como un tesoro una cruz que le regalo su madre, al parecer pertenecía a sus antepasados.
avatar
Irina S. Ionescu
Vampiros
Vampiros

Mensajes : 2
Puntos : 6
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: •Irina Sophia Ionescu [Ficha]•

Mensaje por Heidi V. Vaccani el Vie Sep 16, 2011 12:56 pm

FICHA ACEPTADA
Bienvenida al foro



Heidi« Virgina »Vaccani
"Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa"


avatar
Heidi V. Vaccani
Vampiros
Vampiros

Mensajes : 31
Puntos : 163
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.